martes, 19 de julio de 2016

Brevedad

Seré breve (imposible)

De ser honesta, no te había mencionado en este lugar... Lo dediqué a escribir sinsabores de amarga soledad, lo dediqué a mencionar quejas en contra de la indiferencia y la amargura, por mencionar algo, pero no de ti.

Conté entre imágenes que se reproducían al son de una canción, una breve historia de lo que fue nuestro encuentro, desde nuestra amistad, pasando por comidas, viajes, momentos, hasta el día del sí, y de ahí otros instantes vividos en compañía uno del otro.

Pero jamás dediqué unos cuantos renglones para mencionarte en este mi espacio intimo, a donde corro cuando las palabras se desbordan en mi mente callada que murmura a mi subconsciente lo que ha de escribir, de cierto puedo describir más extraño que me escucho a mi misma dictando cada verso y cada prosa, que puedan sonar de manera elocuente, y en esta ocasión la propia voz del interior se desborda de imaginación para poder reproducir en letras la experiencia de tenerte en mi vida, la sensación de tenerte aquí y ahora...

Así es, le conocí cuando no le esperaba, le había soñado, y había vislumbrado su silueta en el horizonte esperando poderle conocer, le llamé por otros nombres y creí que al fin le había encontrado, y al intentar retenerle se desvanecía como si jamás lo hubiera tenido, como el sueño que termina al despertar, dejando esa sensación de realidad...

Fue así como comencé a describirte, como el hombre de la silueta sin rostro, al que tanto soñé, al que tanto nombré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario