miércoles, 4 de octubre de 2017

Israel

No te puedo mentir, a ti no, de ninguna forma... Y es que llegaste tan así, de repente, sin avisar, y al saberte ahí me llene de esperanza, pero también de un miedo paralizante, pues aunque quería que estuvieras, en mi mente y corazón había tormentas que no me dejaban ver tan claro todo lo hermoso que representabas...

Y de repente te vi, tan pequeño, tan minúsculo, algo tan diminuto latiendo, palpitando, luchando por crecer, ahí supe que eras tan real, y que serías una de mis mayores victorias.

Con el paso de los meses la lucha fue creciendo, miles de emociones pasaban por mi mente y mi corazón, era tan complicado todo, pero estabas ahí luchando junto conmigo, a pesar de todo, a pesar de todo...

Buscabas de alguna manera la forma de hacerte presente, de hacerte notar, de recordarme, que tenía que luchar, tenía que estar bien por los dos, así que a pesar de las circunstancias, me aferre a creer que todo lo que estaba pasando a nuestro al rededor era temporal.

Hasta ese hermoso día en el que llegaste, recuerdo tus ojitos la primera vez que te vi, tan pequeño, tan frágil, no lloraste, solo observabas todo lo que te rodeaba, antes de llevarte a cuneros, recuerdo, que te acercaron a mi para que te besara, jamás en mi vida creí que esta clase de amor pudiera existir, y es que no creo que puedan existir las palabras para definir lo que tu despiertas cada día en mi...

No sé que nos espera adelante, pero sé que jamás volveré a estar sola, que de aquí en adelante serás mi compañero de batallas, porque eres la bendición por la que yo pelee con Dios, porque aunque soy una madre llena de defectos y errores, llena de inseguridades, jamás dejaré de luchar por ti y para ti.

Tengo miedo de no poder darte todo lo que necesitas, de no ser el mejor ejemplo, de no saber guiar tus pasos, tengo miedo de hacerte daño, de no conseguir que estés orgulloso de mi, de equivocarme, pero quiero darte lo mejor que tengo para que seas mejor de lo que yo fui, para forjar en ti un hombre de bien.


Te amo con todo lo que soy y eso nada ni nadie lo podrá cambiar, no sé que nos depare el futuro, pero lucharé para que sea mejor que todo lo que yo tuve, te lo prometo.

martes, 26 de septiembre de 2017

Sueño...

Cierro los ojos y comienzo a imaginar... A volar, anhelando que el dolor no sea mas que un recuerdo del pasado, del proceso necesario para cantar la libertad, esa que se respira de lo profundo del corazón, sí, esa que hace que el aire sea mas ligero.

Sueño con amar sin que el alma duela, con entregarme entera y recibir a cambio lo que doy, sueño con unos brazos que me quiten el frío de tu indiferencia, que sanen tu rechazo y que me llenen de ilusiones el alma, si, todas esas ilusiones que con el paso del tiempo fuiste rompiendo una a una hasta convertirme en nada.

Sueño con hacer el amor y sentirme amada, cobijada, protegida y deseada, ser seducida y desnudada de pies a cabeza, pero con palabras que penetran hasta lo mas profundo del corazón, de esas que te rompen los prejuicios y que desarman las excusas.

Sueño con amar libre, sin condiciones, sin restricciones, con las entrañas, con pasión desmedida, con todas las agallas, esas que a ti te faltaron para amarme a mi de pies a cabeza.

Sueño con entregarme, entera, sin medida, sin etiquetas, sin dejar de ser yo.

sábado, 16 de septiembre de 2017

Antes de que llegaras tu

La confusión llamó una vez más a mi puerta, y creyendo que al fin la tormenta había pasado decidí abrir de par en par... Una vez más tu recuerdo sacudió violentamente mi memoria, haciendo eco en un pasado imposible de borrar, donde las palabras se quedaron enterradas cual viles llagas impidiendo que puedan sanar las heridas del corazón.

Los instantes vividos acariciaron lentamente mis mejillas en forma de lagrimas, y es que imposible es olvidarte, tus gestos, tus muecas, tu caminar pausado, tus ojos con ternura al mirarme, son cosas que jamás olvidaré, y que poco a poco fueron transformándose en el infierno que hoy me atormenta, pues hacen que tu ausencia y tu olvido sean tan amargos, agonizantes y crueles verdugos del presente.

¿Cómo fue que nos permitimos llegar hasta aquí? Y es que creí que no te amaba de la manera en la que hoy lo hago, añorando tu presencia, deseando escuchar tu voz...

En fin, sanaré, y guardaré en mi corazón todos los sueños y los anhelos que imaginé siempre a tu lado, los enterraré ahí, junto con tu recuerdo, para que ya no duelas, para no volver a añorarte, para poder continuar con mi vida, tratando de que sea como antes, sí como antes de que llegaras tu...


sábado, 13 de mayo de 2017

Una sola palabra

Noche mía, fiel amiga...
¿Acaso será tu silencio el que me inspira? O quizá sea tu sonido el que me recuerda la soledad de mi alma...
Soñadora, loca empedernida, quisquillosa, sumergida en este mundo imaginario de letras, en el que se refugia de vez en cuando, donde expresa, donde sonríe calladamente y entre líneas deja ver que hay dolor, huellas y cicatrices de las batallas perdidas, en donde se sabe leída y comprendida por un montón de desconocidas que probablemente se lleguen a sentir identificados.

Letras que describen la rabia de tantos gritos ahogados en la impotencia de un trago de saliva, lágrimas forzadas a salir ante la indiferencia del desamor... La falta de empatía nos lleva a ser crueles asesinos de los más tiernos detalles, de esos que salen del alma, entonces el silencio se vuelve cómplice al vernos morir sin decir una sola palabra.